BARCELONA

Tenía previsto publicar la segunda parte de mi anterior artículo, pero hoy el arte solo puede mirar a un sitio. El odio de los asesinos jamás podrá hacer sombra a una ciudad y a unas gentes que están muy por encima de ellos.

Anuncios